Sudoración Axilar Excesiva

El exceso de sudor, incontrolable y que no responde a la función de termorregulación, se denomina hiperhidrosis y consiste en el aumento de la secreción de las glándulas sudoríparas, especialmente en axilas, manos y pies. Esta patología puede interferir en la vida diaria del paciente, afectando a sus relaciones en el ámbito social y laboral. Por ejemplo, para evitar que se vean las manchas de sudor en la ropa, los pacientes adoptan posturas rígidas en los brazos, apretándolos contra las axilas.

Estas pautas de comportamiento incrementan, por lo general, el nivel de ansiedad en los pacientes, Las personas sienten que su trabajo sufre una disminución en la efectividad y que la enfermedad es un obstáculo para su desarrollo profesional.

El tipo más frecuente de hiperhidrosis es la axilar, ya que alcanza el 60% de los casos

Existen dos tipos de hiperhidrosis:

  • Hiperhidrosis Primaria: Su causa no es del todo conocida. Se relaciona claramente con la hiperactividad de las glándulas sudoríparas y por un exceso de la respuesta sudomotora,  Como muy bien saben los pacientes que la sufren, las situaciones de tensión, como la excitación o el estado de nervios, suele exacerbar el cuadro. Una queja muy común entre los pacientes con hiperhidrosis es que se ponen nerviosos cuando detectan que han tornado a sudar, entonces el cuadro se dispara y sudan mucho más profusamente. Ciertos hábitos, tales como el consumo de bebidas, nicotina, cafeína y ciertas comidas u olores también pueden disparar el grado de sudoración de estos pacientes que no se conoce la causa objetiva que explique este fenómeno.
  • Hiperhidrosis Secundaria: es la manifestación de una enfermedad o de la ingesta de ciertos fármacos. Por ejemplo, la menopausia, la disfunción de la glándula tiroides, algunos tumores o el consumo de determinadas drogas, entre otros.

TRATAMIENTO:

El cambio de habitos de vida y la restricción de algunos alimentos y bebidas como el café, son las primeras medidas que se pueden tomar para controlar la hiperhidrosis, sin embargo la mayoría de las veces estas medidas son insuficientes y hay que pasar al tratamiento medico. 

TRATAMIENTO  MEDICO:

  • La infiltración de Toxina Botulínica tipo A es el tratamiento NO quirúrgico de  elección para la hiperhidrosis axilar y palmo-plantar. Las infiltraciones de toxina botulínica en axilas tienen como objetivo la interrupción temporal de los impulsos nerviosos que activan la producción de sudor en las glándulas sudoríparas, Puede aplicarse en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies. La duración de los resultados es temporal, de alrededor de 6-12 meses. Transcurrido este tiempo es necesario repetir el tratamiento.

TRATAMIENTO QUIRURGICO.

  • TRATAMIENTO LASER: la energía láser es administrada por debajo de la piel la cual se transforma en calor que destruye el exceso de glándulas sudoríparas, al disminuir el número de esas glándulas disminuye proporcionalmente la sudoración.
    Este tratamiento se hace de forma ambulatoria y bajo anestesia local es poco doloroso e incapacitante. El procedimiento completo dura alrededor de 45 minutos y al finalizar el paciente puede reanudar su actividad.
    Casi el 75% de los pacientes refieren a los seis meses una reducción muy significativa de la sudoración. El 25% restante puede solicitar un nuevo tratamiento para mejorar el resultado.
    El tratamiento Hiperhidrosis con Láser tiene  bajo riesgo de generar sudoración compensatoria en  otras regiones corporales  efecto frecuente de la Simpatectomía. 

VENTAJAS:

  • Procedimiento bajo anestesia local.
  • Minimamente incapacitante.
  • Disminucion de la sudoracion mayor a 50%.
  • Recuperación rápida.
  • Riesgos minimos.
Subir